lunes, 28 de abril de 2008

QUE ES EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO





  • Tratado de Libre comercio – TLC
    El 18 de noviembre de 2003, el Representante Comercial de Estados Unidos, embajador Robert Zoellick, anunció la intención del
    Poder Ejecutivo de su país de iniciar negociaciones con Colombia y Perú así como con Ecuador y Bolivia. Las negociaciones empezarían el 18 de mayo de 2004 en Colombia con aquellos países que se encuentren preparados.
    Para
    Estados Unidos un TLC con el bloque andino significa la ampliación de la lista de países en el hemisferio con los cuales mantiene un Tratado de Libre Comercio y, en ese sentido, complementa y fortalece el objetivo de culminar la negociación para establecer un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)


  • El TLC se basa en principios fundamentales de transparencia, tratamiento nacional y de tratamiento como nación más favorecida, todo ello representa un compromiso firme para la facilidad del movimiento de los bienes y servicios a través de las fronteras, ofrecer la protección y vigilancia adecuadas que garanticen el cumplimiento efectivo de los derechos de propiedad intelectual; adoptar los procedimientos internos efectivos que permitan la aplicación e implementación del Tratado, establecer una regla de interpretación que exija la aplicación del TLC entre sus miembros y según los principios del derecho internacional.
    El TLC permite que cualquier país o
    grupo de países trate de incorporarse a él, en los términos y condiciones convenidos por la Comisión de Libre Comercio según los procedimientos nacionales de aprobación de cada país. Todo país puede declarar que el Tratado no se aplicará entre ese país y cualquier solicitante. El Tratado prevé que la Comisión establecerá los términos y condiciones de aceptación de cualquier solicitante. La comisión opera según una regla del consenso



  • FACTORES PRINCIPALES DEL TLC PERÚ-USA
    Siendo amplio el abanico de factores en
    juego en la escena de un probable TLC, analizaremos los alcances de los tres factores más importantes que en el transcurso de las negociaciones han estado permanentemente en el debate político: el factor Político, el factor Agrario, el factor Salud y el factor Laboral, siendo éste último el más gravitante, como ya lo hemos visto, a la hora de la aprobación por parte del Congreso de los Estados Unidos, la mayor potencia económica del mundo.
    EL FACTOR POLÍTICO: ¿UNA NUEVA DEPENDENCIA?
    El TLC implica mucho más que un acuerdo para el intercambio comercial entre los países en cuestión –sostiene el Centro Peruano de Estudios Sociales_; se trata de una propuesta que, desde la regulación del intercambio comercial, tendría injerencia es distintos espacios de nuestra vida nacional, entre ellos:
    1.- El planteamiento de un tribunal internacional para resolver conflictos entre las empresas transnacionales y
    el Estado, atentando según dicen algunos políticos, contra nuestra soberanía;
    2.- La regulación de
    compras estatales
    3.- La eliminación de la franja de precios y una desgravación gradual para los productos agrícolas sensibles, sin eliminar los subsidios de la agricultura norteamericana..
    El reconocimiento de la importancia de la agricultura de exportación, mercado interno y de subsistencia tanto para la economía nacional como
    personal es fundamental para plantearse una estrategia de defensa de la producción nacional, dicen los menos radicales, que corrijan las distorsiones en los precios internacionales debido a los subsidios agrícolas; en ese sentido no les falta razón ya que la OMC ha sancionado a los Estados Unidos por los subsidios a la industria algodonera.
    Sin embargo los
    riesgosno sólo están en el agro. Los temas de inversiones y servicios, re regulación de la circulación del capital financiero, de propiedad intelectual y patentes, nos muestran que el TLC encierra la posibilidad de establecer una nueva dependencia con los Estados Unidos, esta vez múltiple, integral y legal, lo que en criterio de los más radicales son razones suficientes para desestimar cualquier posibilidad de firmar un acuerdo comercial tan amplio con la potencia dominante de la actual economía globalizada.
    Otro aspecto del ángulo político fue los constantes anuncios del entonces presidente Alejandro Toledo que el acuerdo de libre comercio se firmaría "sí o sí" con lo que generó más debate político que técnico abriendo brechas para las sospechas de un tratado
    impuesto por la mayor potencia del mundo en el que sólo quedaba caer lo mejor posible maquillando la cuestión política con el absolutismo del libre mercado y que a ciegas era conveniente entrar en el carril de la globalización porque más convenía estar que no hacerlo; el debate por le lado del gobierno quedó más en lo doctrinal que en lo técnico alimentando el debate político aparentemente con la intención estratégica de no enturbiar el debate de los equipos aunque cabe mencionar que fueron sólo a algunas tiendas políticas sin mayor arraigo las que trabajaron esos argumento


  • EL FACTOR AGRARIO: Compensación y competitividad
    Es importante terminar de delinear un
    Plan de Compensaciones y de Competitividad especialmente para el sector agrícola en el cual se determinan como 7 los productos altamente sensibles en caso de entrar en vigencia el TLC, estos son: arroz, azúcar, lácteos, carnes, trigo, algodón y maíz amarillo duro. Actualmente sólo tres de ellos serían beneficiados con el pago de compensaciones directas: algodón, maíz amarillo duro y el trigo. Debido principalmente a la eliminación de los aranceles que pesan sobre ellos y la competencia desigual que tendrán con los productos norteamericanos.
    Un Plan de Competitividad deberá considerar para este sector el impulso a la
    innovación tecnológica, la modernización y descentralización del sector público, así como la ampliación del financiamiento agrario. Un claro ejemplo del beneficio de un TLC por el lado de competitividad es en el caso del cultivo del arroz –el que no recibiría compensaciones- donde debería aplicarse una reconversión pues resulta altamente contraproducente además de muy caro para el consumidor el que se siga sembrando en la costa donde el recursos hídrico es más escaso que en otras zonas geográficas del Perú



  • EL FACTOR SALUD
    La industria farmacéutica peruana cuenta incipientemente con 19 compañías que generan 1500 puestos de
    trabajo directos y 3500 indirectos. Un Tratado de Libre Comercio significa un inmejorable oportunidad para su desarrollo según la CONFIEP. Aún así, ¿cuál será su impacto?, todos los estudios serios indican que la suscripción del TLC no generará aumentos de precio, tal como lo señala Carlos Fernández Dávila, especialista en el tema.
    Un tema técnico pero que ha resonado más políticamente ha sido el de las patentes que protegerían a aquellos productos que están en fase de
    investigación y que contarían con un régimen de protección de datos de prueba para no ser imitados por la competencia con la cual las medicinas se encarecerían. La implicancia de éste punto radica en que fue planteamiento del equipo negociador norteamericano.
    ; sin embargo no se toma en cuenta que en las empresas farmacéuticas radicadas en el país, 500 científicos médicos están involucrados en la investigación y al año se presentan 30 trabajos de de desarrollo y
    análisis. No obstante, lo que se espera a la larga es que la reducción de aranceles a medicinas favorecerá a los consumidores debido a que en general los precios bajarán; sin embargo el incremento se dará en los medicamentos de avanzada que aún están en prueba y que representan únicamente el 1,5% del mercado farmacéutico.
    En el año 2004, los aranceles pagados por medicinas importadas de los estados Unidos pagaron US$3 millones, mientras que el total de importación de medicinas pagaron 24 millones. Con el TLC, esos 3 millones se dejarán de pagar, los cuales constituirán el piso de beneficios inmediatos para los consumidores.
    Medicamentos genéricos y salud pública
    Las disposiciones sobre la
    propiedadintelectual negociadas en el marco del TLC con Estados Unidos no restringirán la producción, importación o adquisición de productos farmacéuticos genéricos y, por tanto, no conducirán a un incremento en el costo de la gran mayoría de medicina.
    Las patentes son los
    derechos exclusivos de comercialización que el Estado otorga como premio a un inventor por su esfuerzo e inversión cuando su invento cumple con los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial.
    Patentar productos farmacéuticos está permitido en el Perú desde 1994. La experiencia de más de 10 añosen la aplicación de un régimen de patentes es que su implementación no tuvo efecto al alza sobre los precios d elos medicamentos, no redujo el acceso a la
    población a ellos y no hizo desaparecer la industria farmacéutica nacional.
    Según cifras de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Perú, en el mercado peruano existen sólo 10 productos farmacéuticos patentados y comercializados. Estos 10 productos representan únicamente el 1,2% del
    universo total de medicamentos en el país y, a su vez, representan sólo seis millones de dólares de un mercado de 500 millones de dólares, El resto de productos son considerados genéricos, ya que no están protegidos por patentes o sus patentes han vencido.
    Así los productos que hoy son genéricos seguirán siéndolo y no van a desaparecer de las farmacias. Por e contrario con el TLC, el costo de los medicamentos en el Perú será menos, como ya lo señalamos, por la eliminación de los aranceles. Por lo tanto, la idea de que el TLC afectará el acceso a medicamentos por parte de los más pobres en completamente infundada.
    Finalmente, se debe mencionar que la posición de los países andinos en las negociaciones es que no se permita establecer patentes de segundo uso solicitado por Estados Unidos, ya que de concederse este tipo de patentes podría haber un impacto negativo en el acceso a los medicamentos.
    EL FACTOR LABORAL
    Son aspectos de preocupación de los legisladores americanos los niveles de trabajo decente (
    trabajo infantil, trabajo forzoso, etc.) así como la organización y presupuesto que tienen las instituciones de tutela laboral para los aspectos de inspecciones y demora de procesos laborales. Todo esto puede se relevante para que el Congreso americano presente objeciones para aprobar el TLC tal como se dio en el caso del TLC centroamericano el que sólo contó con dos votos de diferencia a su favor.
    Si bien no hay claros indicios de avances en la ratificación del Acuerdo de
    Promoción Comercial (APC entre Perú y Estados Unidos, comúnmente llamado TLC, el equipo negociador peruano ha señalado que ya se ha superado la etapa más difícil de la negociación.
    David Lemor, representante del Ministerio de Comercio Exterior y
    Turismo (Mincetur) para el TLC con Estados Unidos, afirma que "es cuestión de tiempo" para que el Parlamento norteamericano decida la ratificación considerando la importancia de tener al Perú como socio comercial.
    Las discusiones en
    torno al tema laboral no deberían impedir la ratificación, por parte de Estados Unidos, del TLC, ya que según lo expresados por Lemor, para los norteamericanos lo que viene generando controversia no es la legislación laboral del Perú, sino el hecho de ir aumentando los estándares de trabajo y su cabal cumplimiento. Lo que se está pidiendo es que se aplique efectivamente. En el Perú el sector informal es más del 60 % de la economía nacional, y ese es un problema laboral muy grande, señaló Lemor.
    A esto se añaden otros factores como lo que vienen exigiendo los demócratas, para quienes a partir del tratado se exigirá también el cumplimiento en su país de las
    normas vigentes en el Perú, como la libertad de sindicalización consagrada por la Constitución y otras normas relacionadas con la contratación